Los poderes nunca revelados del Súper Jefe y la Súper Jefa
7867
post-template-default,single,single-post,postid-7867,single-format-standard,elision-core-1.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,qode-theme-ver-4.0.3,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Los poderes nunca revelados del Súper Jefe y la Súper Jefa

  |   Urock   |   Sin comentarios

La misión de un Súper Jefe o de una Súper Jefa (SJ) es la de conseguir la mejor versión de cada persona para así hacerla sentir satisfecha con lo que hace.

Para lograrlo, el/la SJ deberá asumir ciertas responsabilidades o viajar a través de cinco dimensiones.

La dimensión del aprendizaje

En primer lugar debe ser capaz de formar, instruir y transmitir lo que su colaborador/a debe hacer; explicar los motivos por los cuales debe hacer las tareas asignadas, dejar claro sus derechos y obligaciones y sobre todo, cuál será la manera de saber si se ha conseguido o no lo que se esperaba de él o de ella.

La galaxia del empoderamiento

El segundo punto es un nivel superior a la formación pura, hablamos ya de enseñar a decidir, tanto a decidir temas tácticos, como temas éticos, exponiendo criterios basados en lógica en el primer caso y criterios basados en principios éticos en el segundo. Es conveniente explicar “qué” se está haciendo mal y porqué, ayudar a detectarlo por uno mismo y a saber cómo corregirlo.

El planeta afectivo

El tercer aspecto a tener en cuenta y quizás el más diferencial entre un jefe o una jefa y un/aSJes el apoyo afectivo. Un/a SJ (como comentaba en el punto anterior) empodera y al mismo tiempo le confiere confianza para afrontar cualquier reto. Además, el SF escucha, brinda apoyo y aconseja en los momentos más difíciles.

No olvides tu capa

Por último, el/la SJ no debe olvidar nunca que es portador o portadora de una capa, es decir, no debe dejar de ser la persona con una autoridad establecida aunque no es absolutamente imprescindible. De hecho, se puede ser mentor o mentora sin necesidad de ser jefe o jefa , pero obviamente la influencia que proporciona la posición jerárquica, si se aprovecha, consigue reforzar aún más la capacidad de persuasión.

No importa si es alta o bajo, hombre o mujer, joven o con más de 20 años de recorrido…un/a SJ deber capaz de generar un buen ambiente de trabajo, convertirse en referente y sobre todo ser la primera persona en acompañar a su equipo en la batalla interestelar de la oficina, siendo ejemplo y dándoles la atención personalizada que cada persona necesita para volar cada vez más alto.

AUTHOR - Josep Baijet

Patrón del proyecto y entusiasta contagioso por naturaleza. Cree en las personas y en su benevolencia innata. Con más de 30 años de experiencia en dirección empresarial, coaching, motivación, comunicación y capacitación personal, es divulgador de la mentalidad transformadora necesaria para poder convivir con el cambio.

Sin comentarios

Escribe un comentario