ON AIR!
10348
post-template-default,single,single-post,postid-10348,single-format-standard,elision-core-1.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,qode-theme-ver-4.0.3,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

ON AIR!

  |   Notícias, Urock   |   Sin comentarios

El pasado 10 de julio participamos en la iniciativa de Un Món Millor organizado por Cadena SER Catalunya, allí hablamos una vez más acerca de las personas como centro de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), de cómo integrar la diversidad y la complejidad y, al mismo tiempo, garantizar la aplicación de las normas internas, el cumplimiento de los derechos humanos y laborales como reflejo de cultura de empresa.

¡Aquí tienes nuestra ponencia por si te apetece escucharnos!

Como hemos comentado en repetidas ocasiones, nuestro modelo de negocio, está basado en las personas como centro, y por lo tanto, deben ser las personas también el epicentro de la RSC.
Cuando hablamos de Responsabilidad Social Corporativa, nos centramos principalmente en la palabra Social ya que creemos que es donde reside el verdadero sentido, porqué está relacionada con la Sociedad y por ende, con un grupo de personas.

En el mundo laboral actual, se tiende a utilizar conceptos muy abstractos como ayuda, compromiso, comunicación… Todos esos vocablos no son más que acciones que impactan directamente en las personas, por ejemplo: Cuando una empresa despide a un equipo, detrás de esta decisión hay personas con nombre y apellido, no es la empresa quien lo ha hecho.

En el mundo laboral actual, se tiende a utilizar conceptos muy abstractos como ayuda, compromiso, comunicación… Todos esos vocablos no son más que acciones que impactan directamente en las personas, por ejemplo: Cuando una empresa despide a un equipo, detrás de esta decisión hay personas con nombre y apellido, no es la empresa quien lo ha hecho.

Por lo tanto, cuando hablamos de Sociedad, debemos pensar en qué grupo social estamos poniendo foco o impactando, ya que si focalizamos la RSC solamente en nuestrxs clientes, a costa de nuestrxs trabajadorxs lo que se está haciendo verdaderamente es Responsabilidad Sectaria Corporativa, es decir, realizamos acciones de cara a la galería pero a costa de lxs nuestrxs.

La fórmula correcta no es más que la de repartir riqueza de forma equitativa, es decir, quien aporta más recursos, tiempo, o riesgo, debe obtener más beneficios.
Por ello, hay muchas empresas que no están capacitadas para aplicar la RSC, porqué su actividad malmete la vida de otras personas, lo cual es una incoherencia en sí misma. Un claro ejemplo son las empresas del sector armamentístico.

La RSC no es cuestión de un buen marketing, sino que reside en el núcleo de la empresa: las personas, en el buen liderazgo y en la alineación de todxs lxs directivxs de la empresa como ejemplo principal, basándose en la honestidad, la coherencia y el respeto a los empleados y empleadas, dejando atrás conspiraciones o reparticiones poco equitativas de los beneficios. Sin esto, no se puede hablar de la RSC ni de negocios sostenibles.

AUTHOR - Josep Baijet

Patrón del proyecto y entusiasta contagioso por naturaleza. Cree en las personas y en su benevolencia innata. Con más de 30 años de experiencia en dirección empresarial, coaching, motivación, comunicación y capacitación personal, es divulgador de la mentalidad transformadora necesaria para poder convivir con el cambio.

Sin comentarios

Escribe un comentario

¡VIENTO EN POPA, VELAS LISTAS!

En los últimos días, hemos mantenido conversaciones muy interesantes con empresas como la tuya y percibimos muchas ganas de salir de la crisis del #covid19.  Así que además de ponernos las pilas, nos gustaría hacerte #spoiler de lo más demandado por nuestros clientes y clientas: 

1.- Now what? - Sesiones para re-diseñar el futuro de las organizaciones.

2.- Gestión del Cambio y de la Crisis - Webinars de acompañamiento.

3.- Organization Assessment - Método de evaluación online para conocer la situación real de tu empresa. 

4.-  Programa 360 online - Evaluación de la capacidad de tu equipo directivo para "tirar del carro".

Soplan nuevos vientos y es necesario ajustar nuestras velas para ​sacarles​ ​provecho, ¿HABLAMOS?

¡ME ENCANTARÍA!