Empresa resiliente

¿Es tu organización resiliente? ¡Descúbrelo en este post!

  |   Urock

 

La resiliencia es un término que viene de la física de los materiales. En este ámbito, la resiliencia es la capacidad que tienen algunos materiales de recuperar su forma original aprovechando la energía acumulada en su deformación. Es decir, recuperan la forma que tenían antes de ser deformados por alguna fuerza.

 

Durante la segunda mitad del siglo pasado, este término se empezó a utilizar también en psicología para indicar la capacidad que tienen algunas personas de recuperar su situación de bienestar emocional después de un fracaso o una tragedia.

 

Posteriormente, hacia finales de siglo, algunos psicólogos estudiaron algo aún más extraordinario. Después de analizar historias de hombres y mujeres que habían tenido que soportar grandes desgracias o superar grandes pruebas en sus vidas, muchas personas (no todas) reconocían que después de las vicisitudes vividas veían en ellas mismas fuerzas que desconocían que tenían, disfrutaban más de la vida, habían reforzado las relaciones con personas con las que habían perdido el contacto y/o habían creado nuevas relaciones altamente satisfactorias. A esto le llamaron el crecimiento o aprendizaje postraumático.

 

Obviamente, tanto la resiliencia como el crecimiento postraumático tienen mucho que ver con la capacidad de superar dificultades y adaptarse a los cambios

 

Quizá por esto, en distintos foros que estudian las competencias profesionales del futuro hablan de la resiliencia como una competencia clave, ya que parece que aquella frase de Heráclito («Lo único que no cambia es que todo cambia») va a seguir siendo cierta, pero con cambios cada vez más rápidos, acelerados y masivos.

 

Hasta ahora hemos hablado de la resiliencia y el crecimiento postraumático de las personas pero seguramente podemos trasladar el concepto a las empresas.

 

¿Qué debería ocurrir para que una empresa fuera resiliente y practicara el aprendizaje postraumático?

 

Probablemente, la cultura es la que debe ser así. Es decir, las conductas normalizadas y generalizadas de sus empleados, y especialmente de sus mánagers, deben ser de personas resilientes y orientadas al aprendizaje cuando se producen los fracasos y errores.

 

¿Y qué conductas son estas?

 

Emmy Werner y Ruth Smith, dos grandes psicólogas, estudiaron las características que tenían algunos niños que tuvieron infancias difíciles pero vidas adultas plenas y satisfactorias, identificando 6 pilares.

 

Te invitamos a contestar a estas preguntas basadas en los 6 pilares para que reflexiones sobre la resiliencia y la capacidad de aprender de tu organización después de los fracasos y delante de los cambios.

 

1.- Relaciones de valor

    • ¿En tu empresa las personas se apoyan las unas en las otras?
    • ¿Existen mentores, personas que ayudan a crecer y que acogen emocionalmente?
    • ¿De verdad importan las personas?, o ¿hay rencillas, grupos de personas que critican a otros grupos, departamentos estancos,…?

2.- Optimismo y aceptación del cambio

 

Delante de las dificultades, los nuevos proyectos, los cambios del mercado,…

 

    • ¿Los empleados soplan, se quejan, refunfuñan…? o ¿ven oportunidades, expresan el convencimiento de que saldréis adelante, analizan los errores para ver en qué fallaron y así mejorar?

3.- Sensación de que controlan su futuro

    • ¿Los empleados son proactivos?, ¿creen que hay que actuar delante de los cambios?, ¿están convencidos que el futuro depende de los que hagamos o no hagamos hoy y no de la suerte, las circunstancias o algo divino?

4.- Autoestima y Autoconfianza 

    • ¿Os consideráis buenos?, ¿ejemplares?, ¿capaces de cualquier cosa?
    • ¿os queréis a vosotros mismo y a vuestra marca?, ¿o veis a la organización como un enemigo?

5.- Funciones ejecutivas

    • ¿Reflexionáis sobre vosotros mismos?
    • ¿Sois capaces de detectar vuestros puntos fuertes y débiles y trazar planes para mejorar?
    • ¿Recordáis vuestra historia?, ¿los errores cometidos?, ¿los grandes éxitos?
    • Cuando tomáis una decisión, ¿sois disciplinados hasta que habéis conseguido lo que pretendíais?, ¿o reconocéis que os cuesta ser persistentes?

6.- Un propósito en la vida

    • ¿Tenéis colectivamente una misión?, ¿un «por qué trabajáis?
    • ¿Aportáis algo al mundo?, ¿a las personas?, ¿o simplemente vais a trabajar porque no queda más remedio?

 

Cuando hayas contestado a estas preguntas, seguramente, te darás cuenta de si tu empresa es resiliente o no, de si va a continuar superando los contratiempos o se va a quedar clavada en la crispación y la desconfianza hasta que un día desaparecerá.

 

Hoy en día, nos encontramos inmersos en un momento muy complejo, donde las personas, en general, están muy susceptibles y tienen muchas dudas respecto al futuro, por esto los procesos de cambio los debemos tomar como operaciones extremadamente delicadas, procurando que toda la organización vaya «a una» si queremos conseguir los resultados que nos hemos propuesto.

 

Desde uRock ayudamos a hacer el cambio necesario en una organización para que realmente sea resiliente y sepa aprovechar los errores del pasado.

 

¡Aquí estamos para ayudaros!

 

AUTHOR - Josep Baijet

Patrón del proyecto de uRock y entusiasta contagioso por naturaleza. Cree en las personas y en su benevolencia innata. Con más de 30 años de experiencia en dirección empresarial, coaching, motivación, comunicación y capacitación personal, es divulgador de la mentalidad transformadora necesaria para poder convivir con el cambio.