No eres tú, soy yo.
7885
post-template-default,single,single-post,postid-7885,single-format-standard,elision-core-1.0.1,ajax_fade,page_not_loaded,qode-theme-ver-4.0.3,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

No eres tú, soy yo.

  |   Urock   |   Sin comentarios

La ira, el miedo y la tristeza son tres estados de ánimo perturbadores ya que tienen un efecto muy importante en las personas, y especialmente en el trabajo.

Estos estados de ánimo son inhibidores del compromiso con éste y si provocan compromiso, será en contra de aquello que les crea la perturbación.

Ya sea por motivos externos (una enfermedad grave, un pariente con problemas, no poder pagar la hipoteca etc) o internos (una falta de confianza en los directivos de la empresa, sentirse menospreciado, tener miedo a los cambios que han anunciado), si una persona vive en uno de estos estados de ánimo o en una combinación de ellos, es muy difícil que se implique y aporte el máximo de sí mismo a la empresa, especialmente si las causas son intrínsecas a la misma

Según diferentes estudios, experimentos y observaciones, la mayoría de personas nacen con un instinto de esperanza, supervivencia y búsqueda del bienestar, por lo que diríamos que los estados perturbadores que conducen a la desesperanza y no felicidad son consecuencia de las vicisitudes que se encontrarán en la vida.

Si analizamos con detalle la naturaleza humana veremos que al principio, nadie quiere hacer su trabajo mal a propósito, o dicho de otra manera, las personas quieren hacer bien las cosas.

Así pues, una persona siempre buscará la felicidad y salir del estado de desgracia mientras tenga “esperanza”, esperanza de encontrar otro trabajo, esperanza de que algún día las cosas cambien, esperanza de que lo ocurrido sea puntual. Pero cuando la esperanza no es correspondida con lo que se espera durante un periodo largo de tiempo aparece la desesperanza, que en esencia, lleva a profundizar los estados de tristeza y miedo paralizantes que se muestran con comportamientos de inactividad y apatía.

Las personas que están disconformes en nuestra organización pueden tomar cuatro opciones:

1.- Buscar una salida fuera de la empresa

2.- Entrar en la apatía y la falta de compromiso

3.- Actuar como “terroristas” dentro de la empresa

4.- Y, con muy poca frecuencia, afrontar la situación e intentar cambiarla.

Probablemente no somos conscientes de cómo nos impactan estas situaciones respecto a la falta de compromiso en nuestras empresas (o no queremos serlo si esto nos pone a nosotr@s como “supuestos responsables”)..

¿Cuántas veces nuestrxs colaboradorxs hacen lo mínimo cuando tienen un potencial enorme para dar mucho más?

Y si sumamos este impacto en cientos, miles, o decenas de miles de personas…

¿Cuánto es el beneficio no aprovechado? Seguramente la cuantificación haría reflexionar más al respecto, pero como es difícil de hacerlo… lo olvidamos.

AUTHOR - Josep Baijet

Patrón del proyecto y entusiasta contagioso por naturaleza. Cree en las personas y en su benevolencia innata. Con más de 30 años de experiencia en dirección empresarial, coaching, motivación, comunicación y capacitación personal, es divulgador de la mentalidad transformadora necesaria para poder convivir con el cambio.

Sin comentarios

Escribe un comentario

¡VIENTO EN POPA, VELAS LISTAS!

En los últimos días, hemos mantenido conversaciones muy interesantes con empresas como la tuya y percibimos muchas ganas de salir de la crisis del #covid19.  Así que además de ponernos las pilas, nos gustaría hacerte #spoiler de lo más demandado por nuestros clientes y clientas: 

1.- Now what? - Sesiones para re-diseñar el futuro de las organizaciones.

2.- Gestión del Cambio y de la Crisis - Webinars de acompañamiento.

3.- Organization Assessment - Método de evaluación online para conocer la situación real de tu empresa. 

4.-  Programa 360 online - Evaluación de la capacidad de tu equipo directivo para "tirar del carro".

Soplan nuevos vientos y es necesario ajustar nuestras velas para ​sacarles​ ​provecho, ¿HABLAMOS?

¡ME ENCANTARÍA!